lunes, 24 de julio de 2017

Toxisindromes. Emergency Medicine México.


Modelos de ekg mortal.


Salud Comunitaria. Guía para trabajar en Salud Comunitaria

Vía Observatorio de Salud en Asturias

Ya está disponible la versión ampliada de la Guía para trabajar en Salud Comunitaria en Asturias de la que habíamos tenido un pequeño adelanto el pasado mes de noviembre.
Dichos documentos se inspiran en materiales previos como la guía de recomendaciones del PACAP, la documentación de los Roadmaps de los County Health Rankings o la Guía de Salud Comunitaria que recientemente se ha editado desde el País Vasco. A partir de estos modelos, en los tres últimos años, se han llevado a cabo diferentes tipos de acciones de apoyo técnico y metodológico en el ámbito local en 46 municipios en los que han participado más de 1.000 profesionales pertenecientes al ámbito sanitario, municipal, y asociativo, así como personal adscrito a otras Consejerías.
La experiencia histórica de muchos procesos comunitarios desarrollados en Asturias y otras comunidades autónomas desde hace años, y la elaboración y revisión final del texto por un grupo clave de profesionales, ha hecho posible esta guía y los anexos que pretender servir como una hoja de ruta para apoyar intervenciones de salud comunitaria.
Nuestro agradecimiento a todas las personas que han colaborado y colaboran en el proceso.

Guía breve de Salud Comunitaria
Guía ampliada de Salud Comunitaria
Folleto de la Guía de Salud Comunitaria
.
Anexo I de la Guía de Salud Comunitaria
Anexo II de la Guía de Salud Comunitaria
Anexo III de la Guía de Salud Comunitaria

(Preevid) ¿Hay que tratar la hiperuricemia asintomática?¿Precisa tratamiento en un paciente con insuficiencia renal?

No hay evidencia de que tratar con fármacos a una persona con hiperuricemia asintomática reduzca la posibilidad de presentar una artritis gotosa, ni una insuficiencia renal crónica, ni un episodio de enfermedad cardiovascular, tanto si presenta la función renal normal o si ésta estuviera alterada. Por consenso se ha establecido que cuando los niveles de ácido úrico en sangre son muy elevados (mayor de 13 mg/dl en el hombre y de 10  mg/dl en la mujer) se valore iniciar tratamiento con fármacos.
El hallazgo en una analítica de sangre de una hiperuricemia, sin presencia de enfermedad gotosa, ni de tofos, ni litiasis renal, deberá ser acompañado de una evaluación para poder determinar la causa de la hiperuricemia y si ésta es secundaria a un aumento de la producción de ácido úrico(como en fases de lisis de determinadas neoplasias o por fármacos), o a una disminución de la eliminación renal(1,2).
http://www.murciasalud.es/preevid.php?op=mostrar_pregunta&id=21895&idsec=453

(AEMPS) Boletín junio: nuevas RAM de umeclidinio, dapagliflozina y empagliflozina, edoxaban, degludec/liraglutida.

En el presente informe se reseñan los medicamentos ya evaluados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (en adelante AEMPS), considerados de mayor interés para el profesional sanitario. Se trata de opiniones técnicas positivas de la AEMPS que son previas a la autorización y puesta en el mercado del medicamento, lo que sucederá dentro de algunos meses.
Una vez los medicamentos se hayan autorizado, toda la información de cada uno de ellos (desde la ficha técnica y prospecto, hasta sus condiciones de prescripción, uso y disponibilidad real en el mercado) se podrá consultar en la web de la AEMPS, dentro de la sección CIMA: Centro de Información Online de Medicamentos de la AEMPS.

https://www.aemps.gob.es/informa/boletines-AEMPS/boletinMensual/2017/junio/boletin-junio.htm#nuevaInfo

viernes, 21 de julio de 2017

Cedimcat. Butlletí Nº4- 2017. Medicamentos y caidas.

La importancia de las caídas y las fracturas asociadas, sobre todo en edades avanzadas, está relacionada con su incidencia, la morbilidad y la mortalidad que causan, y el elevado impacto sanitario. las caídas constituyen un grave problema de salud, sobre todo en las personas mayores, asociadas a una disminución progresiva de la capacidad funcional, un deterioro cognitivo y una mayor dependencia con la edad.

 La etiología de las caídas es multifactorial e incluye alteraciones de la movilidad y el equilibrio de los pacientes, factores del entorno y el uso de determinados medicamentos. Los fármacos que se asocian a mayor riesgo de caídas son los psicofármacos. Dado que estos fármacos son ampliamente prescritos, esto puede tener un impacto importante en salud pública. Por lo tanto, cuando hay que tratar un paciente de edad avanzada con alguno de estos fármacos, hay que tener presente este riesgo y recomendar las medidas preventivas adecuadas. Identificar e intervenir sobre los diversos factores de riesgo contribuye a reducir caídas y fracturas, sobre todo en los grupos de mayor fragilidad. Los programas de ejercicio en grupo y en casa, las intervenciones físicas en el entorno y la revisión y / o retirada de psicofármacos y otros medicamentos, reducen el riesgo de caer y la incidencia de fracturas. en este Boletín se revisan los principales factores de riesgo de caída, los medicamentos implicados y las medidas disponibles para reducirlas.
http://medicaments.gencat.cat/web/.content/minisite/medicaments/professionals/6_publicacions/butlletins/butlleti_informacio_terapeutica/documents/arxius/BIT_v28_n4_Medicaments-i-caigudes.pdf 

7 dias médicos. ¿Qué aporta GesEPOC 2017 a la atención primaria?

Juan Antonio Trigueros Carrero
Médico de familia. Comité de redacción de GesEPOC
La Guía Española de la EPOC (GesEPOC) se publicó por primera vez en 2012, siendo actualizada con posterioridad en 2014. Fue acogida con interés tanto por los médicos de atención especializada hospitalaria como por los de atención primaria (AP) y, lo que es más importante, incorporada a la práctica asistencial de manera notable, tal y como acreditan diversos estudios de implantación de la guía.
Esta circunstancia, así como la aparición de importantes estudios y evidencias en los años posteriores, hizo necesaria suactualización, incorporando nuevas recomendaciones y actitudes terapéuticas, por lo que el pasado mes de junio se publicó la nueva GesEPOC de 2017.
La nueva guía sigue manteniendo sus características multidisciplinarias, participación de las sociedades científicas involucradas en el manejo del paciente con EPOC, rigor metodológico (evidencia GRADE) y vocación de fácil implantación en AP.
En las siguientes líneas se recogen de manera breve algunas consideraciones que, por su importancia y aplicabilidad, pueden ser de especial importancia en el entorno de la atención primaria de salud.
Definición
Mantiene e incrementa la importancia etiológica del tabaco en la aparición de la enfermedad. No puede haber una tarea preventiva eficaz sin una intensa y mantenida actitud frente al tabaquismo. Debe suponer un acicate para la permanente tarea erradicadora desde AP.
Diagnóstico
Especialmente significativo es el establecimiento de un consenso GesEPOC-GEMA para definir el llamado solapamiento EPOC-asma (ACO). A diferencia de la anterior guía, la actual maneja un algoritmo sencillo que permite atribuir el fenotipo ACO a todos aquellos EPOC que también estén diagnosticados de asma o asocien cualquiera de las dos siguientes características:
– Aumento del FEV1 más de un 15% o 400 mL en una espirometría con prueba de broncodilatación.
– Eosinofilia en sangre por encima de 300 células/µL.
Nivel de gravedad
Se establecen dos posibilidades basadas en la pertenencia al llamado grupo de bajo riesgo o al grupo de alto riesgo.
Los EPOC de bajo riesgo serán aquellos que presenten las siguientes características:
– Una función pulmonar con un FEV1 por encima del 50%.
– Clínica con una disnea <3 mMRC (escala modificada del Medical Research Council) en pacientes sin tratamiento broncodilatador previo o <2 mMRC con tratamiento broncodilatador previo.
– Ausencia de agudizaciones (sólo leves o 1 moderada en el año previo).
Los pacientes con EPOC de alto riesgo serán aquellos que superen cualquiera de los puntos de corte señalados tanto en su aspecto funcional como clínico o agudizador.
Los pacientes de alto riesgo deberán ser estudiados con mayor detalle, siendo necesario conocer su fenotipo para seleccionar un tratamiento individualizado.
Los pacientes de bajo riesgo son la mayoría de los diagnosticados de EPOC y su ámbito de manejo será la AP.
Tratamiento
En el caso de AP, la mayoría de los pacientes serán de bajo riesgo, para los que los broncodilatadores suponen el único argumento terapéutico. Inicialmente, para todos aquellos pacientes que presenten síntomas diarios, se recomienda especialmente la utilización de un broncodilatador de acción larga, y por su acción sobre la función pulmonar, control de síntomas y prevención de exacerbaciones, la de los broncodilatadores anticolinérgicos de acción prolongada (LAMA).
Para aquellos pacientes que no logren un control de la enfermedad suficiente con un solo broncodilatador, se recomienda la utilización de la asociación de un broncodilatador anticolinérgico de acción prolongada y un broncodilatador beta-agonista de acción prolongada (LAMA-LABA).
En los pacientes de alto riesgo, es necesario establecer el fenotipo ya sea no agudizador, agudizador con bronquitis crónica o con enfisema y ACO para la utilización de un tratamiento adecuado con broncodilatadores (LAMA solo o LAMA-LABA), antiinflamatorios (corticoides inhalados o roflumilast), antibióticos (azitromicina) o mucolíticos (carbocisteína o N-acetilcisteína).

7DM875 consejo figura
Lecturas recomendadas

Estudio FLAME
Compara una combinación de LABA-LAMA (indacaterol-glicopirronio) frente a una combinación de LABA-CI (salmeterol-propionato de fluticasona) en una población de pacientes que habían sufrido al menos 1 agudización moderada o grave en el año anterior, durante un periodo de 52 semanas, teniendo como objetivo primario la no inferioridad en cuanto a las tasas de todas las exacerbaciones que pudieran sufrir y como uno de los secundarios la superioridad en dicha variable principal.
El resultado que se obtuvo fue una disminución para el grupo de pacientes tratados con la combinación de broncodilatadores del 11% en la tasa de todas las exacerbaciones y del 17% en las moderadas y graves. Además, retrasó significativamente el tiempo hasta la primera exacerbación con una disminución del riesgo para todas de un 16%, para las moderadas y graves de un 22% y para las graves de un 19%.
Wedzicha JA, Banerji D, Chapman KR, Vestbo J, Roche N, Ayers RT, et al. FLAME Investigators. Indacaterol-Glycopyrronium versus Salmeterol-Fluticasone for COPD. N Engl J Med. 2016; 374(23): 2.222-2.234.

Manejo de las exacerbaciones de EPOC: guía de la ERS/ATS
Se trata de un reciente documento de consenso de las sociedades europea y americana donde se establecen recomendaciones precisas sobre el manejo del paciente con una exacerbación. En concreto, para AP tiene el interés de encontrar un análisis profundo y unas recomendaciones precisas sobre varias preguntas que afectan a la atención ambulatoria de la exacerbación, por ejemplo: ¿Cuándo utilizar corticoides en una exacerbación ambulatoria?, ¿cuándo usar antibióticos?, ¿es efectiva la hospitalización a domicilio?, etc.
Wedzicha JA, Miravitlles M, Hurst JR, Calverley PM, Albert RK, Anzueto A, et al. Management of COPD exacerbations: a European Respiratory Society/American Thoracic Society guideline. Eur Respir J. 2017. 15;49(3).